Páginas

lunes, 11 de marzo de 2019

MI 8 DE MARZO


Imagen tomada del diario El País, 10 de marzo de 2019.

Poco antes de las ocho de la tarde me encontré en la ciudad de Santiago de Compostela con un ciudadano español con el que tenía que hablar de temas bien diferentes al del feminismo. Sin embargo este copó nuestra conversación, para mi sorpresa.
Surgió de forma espontánea, no recuerdo si fue él o yo quien lo sacó a colación, porque en las calles ya se escuchaban consignas a lo lejos y había en el ambiente un movimiento de fiesta y dinamismo propio de una celebración. Era obvio que mencionáramos lo que estaba pasando a nuestro alrededor, pero no esperaba que tuviera un resultado tan revelador.
Se podría decir que mi interlocutor representa el perfil de un padre de familia, unos sesenta años, centrado, ideas propias y, aparentemente, instruido en valores.
Me espetó sin más que las manifestaciones del 8 de marzo hacen seguidismo de una agenda política, que la ley contra la  violencia de género es innecesaria, que los agresores son "de otras latitudes", que el feminismo debería señalar al islán como instigador de violencia contra las mujeres, y otras lindezas.
Le rebatí cada una de las andanadas que me sacó sin previo aviso, pero no me dejaba hablar, sentí la necesidad de un mediador (o mediadora), que me lo quitaran de encima, en fin, pero nadie acudía en mi ayuda, tuve que peleármelo yo sola. Fue duro. Yo pensaba que ya no me podían ocurrir estas cosas, ahora que las generaciones más jóvenes toman en serio lo de la igualdad de género, que yo podría dedicarme a la poesía, pero comprobé que tengo luchas que librar y que estas pueden asaltarme en el peor momento. Hay que estar preparadas.
Por hablar con este hombre de forma acalorada llegué tarde a la manifestación y se puede decir que no estuve presente, pues la idea de que debía rebatirle e, incluso, instruirle, ocupó mi pensamiento toda la noche tras el desencuentro.
Lo que piensa este varón, a quien yo pregunté por qué tiene esa beligerancia contra el feminismo, representa el pensamiento del ciudadano medio. Me respondió que en absoluto es beligerante con el feminismo.  Yo creo que es una persona reprimida y obcecada en lo cómodo, que niega la violencia contra las mujeres para no tener que moverse de su posición.
Me aseguró sin más que no es machista, le pregunté entonces por qué sabe que no es machista, "porque lo sé. No soy machista" —aseguró—. Le hice la observación de que no le creo, que, por el contrario, le creería si dudara sobre si es machista o no, pero no me entendió. Es de los que piensan que la idea que me forme de él  se basará en lo que me dice, no en lo que mis ojos ven y mis oídos oyen.  Él, por su parte, no es ciego ni sordo, pero no quiere ver ni oír. Vive en sus trece. Como él hay muchos y en eso pensaba yo mientras las mujeres en la Plaza del Obradoiro reclamaban igualdad y ni un paso atrás en la lucha feminista.
Me quedé con las ganas de decirle que en mi entorno más cercano cuento a 8 mujeres víctimas de violencia de género, que si me pasa a mí, también le ocurre a cada uno de nosotros, en cualquier ámbito de la vida en la que nos movamos, si miramos a nuestro alrededor, vemos violencia de género si la queremos ver.
Mis 8 mujeres las defino por su situación: 3 están muertas, una está desaparecida y las otras 4 son supervivientes. De los agresores, 2 están fallecidos por suicidio, de los seis vivos ninguno fue a la cárcel. Alguno de ellos fue investigado, pero sin resultados definitivos.
La conclusión que extraigo de mi estadística particular es que  hay que trabajar con estas 4 mujeres supervivientes para darles una calidad de vida exenta de violencia, de culpa y de obstáculos. Debemos preguntarnos por la calidad de vida de las madres y de sus hijos. Tenemos que exigir que la policía y los juzgados  se empleen a fondo para que los delitos no queden impunes, porque la sociedad debe resolver los males con castigos ejemplares, como en otro tipo de delitos, ni más ni menos.





martes, 29 de enero de 2019

LA PELICULA ROMA



¿Por qué desconcierta al público masculino?

Con diez candidaturas a los premios Oscar de este año, Roma se convierte en una película que hace historia, pero está por ver si se lleva alguno de los diez: sonido, mejor actriz, mejor actriz secundaria, diseño de producción, mejor película, mejor película de habla extranjera, cinematografía, dirección, fotografía y guion original.
No tiene éxito entre el público masculino que ya la ha visto porque los códigos están cambiados. No fueron los  jóvenes instruidos sobre la lectura de un relato que es, en sí, la deconstrucción de una historia, es decir un film para iniciados en el movimiento "me too".
No hay un héroe ni heroína, la protagonista es una criada, con las cualidades humanas que se le atribuyen a este rol social y simbólico. Cleo es una metáfora de una situación humana en general, que se comprende tanto por el colectivo a quien representa como por cada una de las mujeres. Sin embargo, lo que debe preocuparnos es la razón por la que no conecta con el público masculino. La metáfora de la situación que representa Cloe es ajena al colectivo masculino en general, aunque pueda atañer la problemática de forma directa a muchos de los hombres del público.
Aunque sigue una estructura narrativa clásica, en la que pueden delimitarse los viajes de la anti heroína, en este caso, hay aspectos en la película que nos llaman la atención. En primer lugar el uso del blanco y negro y, en segundo lugar, la colocación de la cámara. Sobre esto último son llamativos dos momentos en los que la cámara se hace dueña del relato por sí sola. Uno de ellos ocurre cuando Cloe, enfocada en primer plano, escucha las preguntas de la doctora. Podemos conocer el pensamiento de la protagonista a través de sus silencios y sus escasas palabras. La otra situación se da cuando la cámara se adentra en el agua de la playa en paralelo a la protagonista. Es de suponer que  en este instante el público se remueve en el sillón del cine o en el sofá de sus casas porque teme sumergirse y ser tragado por el mar a medida que la mujer avanza sin saber cuándo llegará el punto de retorno a un lugar seguro, porque la cámara no nos lo dice, por el contrario, nos invita a temer por su vida.

Por lo demás la cámara es testigo de lo que ocurre sin hacerse notar. Viaja con la protagonista pero desde un plano general y abierto, sin llamar la atención. Prueba de esta posición es cuando desde el hall de la casa da cuenta de los movimientos de las personas que suben y bajan las escaleras o acuden a distintas dependencias sin que nadie repare en ser vistos. Porque no ocupa un lugar privilegiado, más bien se sitúa en un punto de espionaje blando.
Existe en el relato un mentor, como en toda historia de corte clásico. En este caso es el ama de la casa. Sabemos que Cloe es una criada cuando se acerca a su jefa para contarle algo importante. El personaje principal se da a conocer informándonos de su situación personal. Y como un ejemplo exacto de "lo personal es político" expresado por Kate Millet en Política sexual, la narración avanza a través de esa noticia que nos trae la protagonista.
La dueña de la casa, como un mentor del héroe en el relato tradicional equivalente, aconseja a la criada qué debe hacer, y esta lo hace. La mentora, sin embargo, permanece en un ángulo oscuro del relato.
La doctora hace de heraldo bueno porque trae buenas noticias y es el aspecto positivo del drama. Conduce a la protagonista por el camino de su propio discurrir. El mentor y el heraldo se fusionan en este relato para ayudar a la criada, que se encuentra ante una situación compleja.
La figura cambiante aparece dos veces en la película y en las dos ocasiones deja a la protagonista en apuros. Sin duda la figura cambiante es ese hombre del que solo sabemos tres cosas: que es capaz de engendrar un bebé, que se entrena para la guerra y que empuña un arma en el peor momento. Esta figura masculina, del sexo opuesto a la protagonista y de inesperada actitud, es la figura cambiante, que en el cine tradicional y de Hollywood lo representa siempre una mujer. Por eso choca el relato a los ojos del público joven masculino.
¿Quién introduce la función dramática en Roma? ¿Quién pone el suspense en el relato? El hombre de la casa ausente, sin duda. Es un enemigo, y así se descubre cuando la madre anuncia a sus cuatro hijos que el padre no volverá a casa.
La sombra y la función dramática se funden en el mismo personaje que describimos  como ausente. Sombra porque se proyecta de esta forma en la vida de la familia, y dramática porque les causa dolor cuando se conoce que no volverá al hogar.

También en Diario Siglo XXI


miércoles, 9 de enero de 2019

MUJER ALTA SUPERDOTADA Y NEGRA



Lo sé, parece un titular ofensivo, pero solo es descriptivo, ajustado a la persona de la que voy hablar.
Por estas navidades me regalaron el libro Mi historia, de Michelle Obama, editado en España por Plaza y Janés. Lo leí de un tirón. Nunca antes había leído una biografía de una mujer que estuviera tan planificada su redacción de principio a fin. Percibí que está hecha con el cerebro y sin dejar nada al azar. Hasta  las emociones allí descritas están fundamentadas, calculadas y razonadas.
No hay en él nada nuevo, si exceptuamos lo publicado en fechas recientes cuando el libro salió la venta: que recurrió a la fecundación in vitro para tener a sus hijas y que no tiene aspiraciones políticas,  esto es, que no se presentará a las elecciones. La política no es lo suyo, dice.
De las cualidades que menciono en el titular, la autora se hace eco de las mismas a lo largo del texto, precisamente para recalcar lo positivo y lo negativo de ellas, según se mire y en qué circunstancias.
Tuve la impresión a lo largo de la lectura de que los temas de los que se ocupó como primera dama, el huerto de la Casa Blanca, Let´s move!, Reach Higher, Let Girls Learn y Joining Forces fueron proyectos de gobierno,  durante el mandato de Obama, y que los objetivos políticos de la agenda principal del presidente constituyeron solo un relleno secundario. Es solo una primera impresión, pero veremos qué cuestiones de la agenda principal y de la secundaria pasan a engrosar cambios en la historia social de los ciudadanos estadounidenses.
Si nos centramos en el trabajo de la primera dama, es tal la magnitud de las iniciativas sociales de Michelle durante esos ocho años, que será difícil igualar a otra esposa de un presidente de los Estados Unidos.
Es significativa la autocrítica, el punto de vista variado que da al relato, los pros y los contras de las decisiones tomadas y la importancia de no dejar nada sin tener en consideración antes de emitir un juicio razonado.


Sin poner etiquetas,  habla de cómo se le consideraba una mujer enfadada, en lugar de una persona seria y crítica, de cómo se tuvo que esforzar en romper con actitudes propias y naturales, para aparecer de otros modos más convenientes políticamente.
Se refiere en varias ocasiones a las cesiones que hacen las mujeres cuando rompen estereotipos. Ella  las describe como sacrificios por el bien de un objetivo, encarnado en este caso en la trayectoria de su marido, que no era la suya propia.
Michelle nos describe a una mujer que se topa con el sufrimiento y la felicidad; la búsqueda y el descubrimiento; el amor y la entrega. Y, como en una película en la que no vemos al personaje principal, el secundario se hace con todo el protagonismo por su larga carrera de fondo de la que nos hace partícipes.
Rompió moldes y se dio cuenta pronto de que era diferente a los demás. Desde ese ángulo de encontrarse a sí misma en un sitio que no parecía el suyo, conectará con muchas otras mujeres, sean de su generación, mayores o más jóvenes, altas o bajas, dotadas o del montón, blancas o de color.
Al final lo que queda de la lectura de su historia es ese perfil de mujer capaz de lo más difícil y, sin embargo, necesitada en todo momento de afecto como una  eterna adolescente. Ella lo sabe, por eso abraza y da cariño, pero, aunque no lo dice, debemos entender que se reserva esos abrazos para quien realmente los necesita.

También en Liverdades:

https://liverdades.com/mujer-alta-superdotada-y-negra/

lunes, 7 de enero de 2019

LA IGUALDAD DE GÉNERO COMO EJE CENTRAL DE LA POLÍTICA



Formación de gobierno en Andalucía

A muchos nos ha pasado, que nos vimos sorprendidos al conocer la petición de Vox en Andalucía referida a la derogación de las leyes de  igualdad de género para apoyar un gobierno de PP y Ciudadanos.
A mí no me sorprendió tanto ver a Pablo Casado ceder diciendo que una de cada cuatro personas maltratadas o víctimas de violencia familiar no es mujer, que la violencia se ejerce contra los vulnerables, niños y ancianos (en masculino) también. Y que incluso está dispuesto el PP a conceder ayudas a los hombres víctimas de violencia (sea la que sea, supongo) con tal de que Vox apoye a Juanma Moreno para la presidencia de la Junta.
Gran número de jóvenes, indocumentados y no tanto, se suman a la nueva política de derechas por lo atractivo que es una sociedad asentada en el patriarcado. El niño de azul y la niña de rosa, dijo la ministra de La Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil, Damares Alves. Y el gobierno  de Bolsonaro se autocalifica de "nueva era". Quieren decir que es lo que nos espera, y que la ola avanza tanto en América como en Europa.
Se comprueba una vez más la teoría feminista consistente en que el movimiento por los derechos de las mujeres da un paso adelante y dos o tres hacia atrás a lo largo de la historia. El vaivén se repite y estamos en un intento de retroceso claro,  pero ¿dejaremos que ocurra?
Días a atrás se publicaron artículos de opinión sobre el vacío del centro político. Se argumentaba que las ideas se extremaban y las derechas y las izquierdas se aclaraban más que en décadas pasadas. Las elecciones, sin embargo, se ganan con una política de centro, en la que se vea reflejado el mayor número de votantes. En España parece que el centro no interesa o que de él huyen las ideologías. Por eso me sorprendió favorablemente Ciudadanos y en concreto el secretario general, José Manuel Villegas, cuando dijo de forma tajante: "no hay un problema de violencia hacia los hombres", en respuesta a la petición de Vox de derogar las leyes por la igualdad de género y contra la violencia que sufren las mujeres.
Ciudadanos se va tener que estirar como un chicle si quiere dar respuesta a las peticiones que de ellos van hacer los partidos de la izquierda y de la derecha. Es posible que aun así crezca esta organización, porque lo razonable se tiene que imponer a la larga, pero de momento, los que están de moda son Vox y el Partido Popular de Pablo Casado. Estos tienen que llegar a un acuerdo como sea en Andalucía para hacer historia, esto es: echar a los socialistas después de casi 40 años en el poder.
Debe ser importante conseguir la igualdad de género porque se ha convertido en tema central para formar gobierno en Andalucía. No era una cuestión baladí, como sugerían los mismos que reclaman ahora el presupuesto para otras hipotéticas necesidades sociales.
Además de las palabras, tenemos que poner atención a los gestos de los políticos que quieren volver a la España de la dictadura de Franco. Son nostálgicos de una era, de un ideal masculino, que era el centro de la sociedad. No encontraron su sitio en la democracia. Quizá los más jóvenes no conocen este estilo que consiste en que debe tener el poder el más fuerte, no el que sabe ceder y consensuar.
El órdago de Vox y la respuesta del PP parece un tira y afloja entre grupos de la misma ideología, pero mientras debaten atraen a votantes y se llevan consigo el momento político, al tiempo que las mujeres siguen siendo asesinadas en nombre del machismo.


martes, 20 de noviembre de 2018

AMMPE CELEBRÓ EN LONDRES EL XXIII CONGRESO EN EL CENTENARIO DEL SUFRAGIO FEMENINO


(Reportaje que contiene crónica, opinión y fotos)


Piden que el feminismo sea declarado "patrimonio cultural inmaterial de la humanidad"

El congreso de la Asociación  Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras (AMMPE), pedirá que el feminismo sea declarado "patrimonio cultural inmaterial" de la UNESCO. La idea fue tomada por Teresa Carreras, vicepresidenta de AMMPE, de la política española Carmen Alborch, recientemente fallecida.
El equipo que organizó el encuentro de Londres está compuesto por 13 mujeres, al frente de las cuales figura la periodista inglesa Sarah Gibson, quien ha contado con cuatro patrocinadores principales: la BBC, Google y dos escuelas de periodismo, la de la Universidad de Kent y la de la Universidad de Londres. Otros patrocinadores fueron la Alianza Global por los Medios de comunicación y el Género (GAMAG), Women in Journalism, Frontline Club, City Hall y el Banco Europeo para la Reconstrucción y Desarrollo (BERD).
Además de Sarah Gibson en la presidencia, cuenta la asociación con dos vicepresidentas, la española Teresa Carreras, directora de La Independent, y la chilena Patricia Mayorga, corresponsal en Roma del diario El Mercurio.
Bajo el lema: "Telling de whole story.  A complicated world needs all its tellers" Contando la historia completa. Un mundo complicado necesita todas las voces, AMMPE celebró por primera vez su encuentro en el Reino Unido y apuesta por acercarse a Europa en sucesivas reuniones. México, Chile y Taiwán son los países que más veces celebraron los encuentros bianuales.

Qué es AMMPE

La Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras, conocida por el acrónimo español AMMPE, fue fundada en México en el año 1969 por la escritora y periodista Gloria Salas de Calderón. Reunió en aquella ocasión a mujeres de 37 países. Hoy, como entonces, centra su interés en apostar por un periodismo con perspectiva de género y entiende que estamos en un momento sin precedentes del movimiento feminista.


Celebra congresos cada dos años. El último, celebrado en Santiago de Chile en el año 2016,  congregó a 700 mujeres y contó con el apoyo de la entonces presidenta del país, Michelle Bachelet.
El congreso de Londres, menos concurrido, contó con la participación de 350 periodistas, y fue clausurado en la ciudad de Chatham, donde la presidenta, Sara Gibson, dijo continuar al frente de la asociación mientras se estudian varias posibilidades para celebrar el próximo congreso y las personas que se encarguen del evento, que se celebrará en el año 2020.

Lo novedoso en el congreso de Londres

En su XXIII edición, AMMPE no tuvo una sede única de debate, como es habitual, fueron los cuatro patrocinadores quienes acogieron a las participantes que llegaron  a la capital británica de los cinco continentes y 40 países. La BBC fue la primera en dar la bienvenida a las periodistas y escritoras; la Universidad de Londres, la segunda; Google, el tercero y la Universidad de Kent, la última.
La red de voluntarias fue otra de las novedades de este congreso. Todas ellas reconocibles para  las congresistas por sus camisetas de color azul con el nombre y el lema de AMMPE, desarrollaron labores de acompañamiento y traducción al inglés y al español, los dos idiomas del congreso.


Siendo esta asociación una organización sin ánimo de lucro, que se financia con las aportaciones de las propias socias y de algunos organismos puntualmente, puso en marcha en el congreso de Londres una serie de becas para un número determinado de periodistas y estudiantes de periodismo que, de esta forma, pudieron asistir al congreso y ayudar a la presidenta en su organización.

Quién abrió y clausuró el encuentro

En la apertura del congreso, que se celebró en la sede de la BBC en Londres, fue especialmente aplaudida la intervención de la escritora Elif Shafak, considerada como la mejor escritora turca del momento. Galardonada en Francia e Inglaterra por sus libros, entre los que se encuentra un buen número de novelas, sus obras están traducidas a 48 idiomas. Fue conferenciante en varias universidades y es defensora de los derechos de las personas LGTB y de la libertad de expresión.
La clausura del encuentro tuvo lugar en la Universidad de Kent, y en concreto en el campus de Chatham. La entrevista a la política y periodista chilena Beatriz Sánchez, fue seguida de un debate sobre la situación social en el país sudamericano. Candidata a la presidencia de Chile por el Frente Amplio en las elecciones de 2017, dice que volverá al periodismo y que agradece la experiencia porque ha fortalecido su capacidad de liderazgo.

Idiomas, asistentes y ponentes

El feminismo vive un momento histórico con mujeres de nuevos países liderando el movimiento. Pertenecen a zonas emergentes, sometidas durante décadas a formas de gobierno no democráticas, y, precisamente, son esas mujeres las que conducen las asociaciones del movimiento. En particular, destacan los casos de mujeres de México y Chile. Son  periodistas y escritoras que, cuando se cumplen 50 años de su nacimiento,  conducen a AMMPE y acogen a otras mujeres de Europa y países de Asia como Taiwán o Hong Kong. De la importancia de Sudamérica en este congreso da buena muestra el hecho de que el idioma español fue el segundo en uso y en igualdad de condiciones que el dominante inglés en la propia capital británica.
  
Contenidos

En la sede la BBC se centraron los discursos y debates en explicar "por qué importa la diversidad en los relatos periodísticos"; en la sede de la Universidad de Londres se habló de "historias emergentes en el periodismo"; en la de Google los ponentes hablaron de "historias contadas en la época digital" y en la Universidad de Kent el enfoque se puso en "la diversidad más allá del género".


En el apartado "Historias emergentes en el periodismo" se planteó la situación de cómo hacer frente a discursos machistas como el del presidente electo de Brasil Jail Bolsonaro. Entre las respuestas que se aportaron, las más relevantes fueron las que hacen referencia a una anticipación de la situación que se ve venir, estar preparados en las redacciones periodísticas y prepararse para una respuesta conjunta.
Especialmente reveladora fue la intervención de la redactora jefa del Canal 4 de la televisión británica, Dorthy Byrne, quien habló de las mujeres vulnerables en el trabajo, de las distintas etapas en la vida de las mujeres a lo largo de su vida laboral, algo que no se tenía en cuenta antes, y de que la edad y la apariencia de las féminas está cambiando gracias a las reformas legales. Con todo, dijo que son pocas las mujeres de más edad que ocupan puestos ejecutivos como el de ella.


En el aspecto positivo resaltó  que las mujeres están trabajando en equipo en las televisiones británicas creando modos éticos que antes no había. En determinado momento aseguró: "Europa protege mejor a las chicas que a sus madres, pero no ocurre igual en otros países". Entre las intervenciones del público, una representante chilena aseguró que algunas mujeres jóvenes fueron rechazadas en empleos por estar gordas, cosa que no ocurrió con hombres que también estaban gordos.


En el apartado "Historias  contadas en la época digital" se mostraron diferentes documentos audiovisuales en los que destacaban nuevas formas de contar lo que pasa a la gente joven en países como India, documentos en los que ellos son los autores y los protagonistas de las historias contadas. Se expuso cómo la gente joven lee las noticias mayoritariamente online y alguna de las  periodistas ponentes aseguró sobre los cambios que introduce la tecnología: "Es nuestra responsabilidad hacer que nos lean y non presten atención". Incluso se defendieron métodos usados para la selección  y elaboración de temas como los algoritmos, robots y drones.

En la mesa organizada por la Alianza Global para el Género y los Medios (GAMAG) sobre la libertad de expresión, despertó gran interés en el público la presencia de la corresponsal de canal de televisión Rusia Today (RT), Paula Slier. La periodista, natural de Sudáfrica, hizo frente a todo tipo de preguntas. Algunas se referían a su labor como corresponsal en zonas de conflicto. En este aspecto destacó que el número de periodistas  muertos en zonas de guerra está aumentando y que son objetivo de los bandos en conflicto cada vez más. Otras preguntas se referían a la censura en su canal de televisión y a su posición profesional en conflictos como el de Ucrania.


El grupo más numeroso de las participantes en el congreso de AMMPE  en Londres fue el de Taiwán. Sus representantes expusieron que el uso de estereotipos de género en los medios de comunicación está aumentando y que el abuso del patriarcado en el periodismo en las noticias online es preocupante. Incluso expusieron estudios sobre el autoritarismo digital a cuenta de China sobre Taiwán. Estas ponentes aseguraron que el país poderoso del norte ejerce sobre el del sur una vigilancia social e ideológica que calificaron así: "apartheid con las características chinas".

 Conclusiones

La Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras (AMMPE) expresa su gran preocupación por el acoso digital que sufren las mujeres periodistas.


En el congreso celebrado en Londres fueron muchas las delegadas que han expuesto ejemplos de mujeres periodistas que han tenido amenazas, abusos e intimidaciones.
La presidenta Sarah Gibson dijo:"El periodismo digital aporta diferentes  oportunidades para el relato periodístico, con nuevas audiencias y ofreciendo nuevas perspectivas en los relatos. Pero también nos trae un nuevo nivel de abuso y acoso hacia las mujeres..." En este sentido, la presidenta promete trabajar con organizaciones internacionales para dar apoyo a las mujeres periodistas y darles herramientas para manejar estos temas.


martes, 13 de noviembre de 2018

Cada día se suicidan diez personas en España



Carrera a favor de la prevención de las muertes por  suicidio

Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera  contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar  fallecimientos por esta causa.
Son reveladoras las voces de algunos de los que marcharon a favor de la vida al decir que estuvieron a punto en alguna ocasión de abandonar el mundo, y, sin embargo, están aquí para ayudar a otros a recuperar la ilusión de vivir.
Se suicidan más de 3500 personas en España y otras 8000 lo intentan cada día.  Pero de estos números solo se habla recientemente.  Se ocultaba para intentar no empeorar la situación, o para no ayudar a los que pensaban en lo mismo que los que se quitan las vida. Se suicidan, unos porque padecen enfermedades mentales, que los conducen a tal deseo, otros por circunstancias personales y sociales.
Los suicidios por la crisis económica y por los desahucios, en concreto, llaman mucho la atención. También los que cometen los asesinos de violencia de género se muestran visibles en los medios de comunicación, pero hay que averiguar cuáles son las cifras de unos casos y de otros para crear programas de ayuda a la gente con problemas desencadenantes.
Tras revertir los recortes sanitarios como la atención sanitaria universal, el copago farmacéutico y la reproducción asistida a las madres solteras, el Ministerio de Sanidad  se comprometió a crear medios de prevención de los suicidios. Se habló de que se pondría en marcha un plan nacional de prevención, y esto es también lo que piden las personas que se manifestaron el pasado fin de semana en Madrid en la citada carrera.

Las encuestas dicen que son mayoría las mujeres que piensan en el suicidio pero que lo llevan a cabo más hombres. Hay grupos de personas vulnerables, las cifras indican que el 60 por ciento de las mujeres maltratadas también planea quitarse la vida y es un colectivo a tener en cuenta. Las que caen en la depresión son las de mayor riesgo por haber sufrido maltrato.

El teléfono de atención al público que ponen algunas asociaciones sin ánimo de lucro, son  un método de ayuda, pero no lo suficiente. En otros países se han creado fundaciones cuyo único fin es la prevención de muertes de hombres jóvenes, como sucede en Londres. También en España el suicidio juvenil se ha convertido en la principal causa de mortalidad en personas de 15 a 34 años. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevención del suicidio es un imperativo global, por ello anima a los Gobiernos a elaborar programas propios porque este tipo de muertes se consideran una cuestión prioritaria de salud pública.

También en DIARIO SIGLO XXI


lunes, 1 de octubre de 2018

PROSTITUCIÓN Y UTOPÍA



En la entrevista de anoche en el programa El Objetivo de La Sexta, Pablo Iglesias respondió sobre qué hacer con la prostitución, que estarán a lo que diga el movimiento feminista.
No es lo que se espera de un partido nuevo, con ideas para la nueva política, alternativa por la izquierda a la vieja política. Aunque se le requirió más claridad en el tema, no se pronunció, sí adelantó que no tolerarán la trata ni asociación de empresarios de clubs de alterne.
No es suficiente. El movimiento feminista puede permitirse el lujo de vivir en la utopía. Primero porque en él habitan varios grupos de mujeres que tienen como idea común la liberación de la mujer, pero incluso en este movimiento  no todas las feministas quieren la abolición de la prostitución. Sin embargo, un partido político tiene que tener pragmatismo y hacer realidad la utopía, decir cómo y cuándo acabar con la prostitución. Esta no puede ser un trabajo, porque no dignifica a la persona.
Los principales diarios españoles de ayer, domingo, llevaron fotos de mujeres protestando en varios lugares del planeta por temas políticos diversos. Entre los mencionados estaban los siguientes titulares: "EE.UU. Kavanaugh o la élite criada entre excesos, alcohol y machismo";   "Bolsonaro: amenaza ultra en Brasil", los dos en la portada del diario El País. En páginas de interior: "Cientos de miles de brasileñas plantan cara en la calle a Bolsonaro". También: "Nos enfrentamos a Kamikaces de género", en alusión a los suicidas después de asesinar  a sus parejas e/o hijos, en la página 32 de la sección Sociedad. "La vida a bordo de un submarino", pudimos leer en la portada de La Vanguardia, que ilustraba el reportaje con una foto de una oficial a bordo.

Es decir, que las mujeres están en la primera línea de las protestas que demandan cambios sociales, y también trabajando duro, en silencio y con seriedad. Por ello, para llegar al fondo de lo que quieren cambiar las mujeres, hay que leer sus demandas. Los ejemplos señalados indican que los hombres propuestos para cargos de alta responsabilidad no reúnen las condiciones de idoneidad necesarias. El parámetro de medición ha cambiado.  La prostitución es el ejemplo más claro de la subordinación de las mujeres al género masculino. La utopía actual es la igualdad. Cómo alcanzarla es una cuestión política.


También en Liverdades